Qué es la edición

Diseño editorial

El diseño gráfico es la organización combinatoria de imágenes y textos que constituyen mensajes dirigidos a los ojos y al conocimiento: el diseño gráfico es diseño de comunicación. Sus elementos compositivos son las imágenes, el texto y su organización combinatoria. El manejo de las variables morfológicas es uno de los elementos principales, a través de los cuales, las relaciones entre imagen y texto se hacen fluidas con el fin de transmitir un mensaje con claridad.

Sus campos de intervención son la señalética, diseño de packaging, diseño de identidad corporativa, diseño tipográfico, diseño publicitario, diseño editorial, etc.

La conexión entre el diseño gráfico y la edición es tan evidente, que los editores deben estar pendientes y controlar los movimientos de los diseñadores, y en algunos casos, incluso, trabajar a la par para obtener resultados óptimos. De este modo, el diseño editorial es una combinación de conocimientos que apunta a representar, de la mejor manera posible, el mensaje que se desee transmitir, en la forma de una tapa de un libro o revista, en un anuncio publicitario, etc.

Se debe prestar especial atención en la elección de las tipografías (romanas, de palo seco, híbridas), en la elección de los colores y fotografías que compondrán la tapa (psicología del color), en el estilo de párrafos a utilizar (quebrado, ordinario, alemán, francés, español, antiguo), en la disposición de los textos (marginado, justificado, centrado, en columnas), en la relación entre letras (interletra, interpalabra, interlínea, longitud de línea), en la composición y ubicación de elementos gráficos (orden de lectura, recorrido visual).

Anuncios publicitarios

La finalidad de un anuncio publicitario es crear una asociación entre el receptor, el nombre de la marca y el concepto que transmite por medio de un mensaje o un concepto, a través de diferentes formas de comunicación, verbales y no verbales, o sea, textos e imágenes.

Textos

Los textos aportan datos e información de los productos, además de ser útiles para argumentar sobre las cualidades del producto o servicio. Según donde se los ubique, obtendrán más o menos importancia.

Los titulares son de gran influencia, puesto que resumen de forma breve el contenido del anuncio. Es recomendable que sean concisos, que no ocupen más de una línea, que tengan tipografías grandes y que contemplen minúsculas y mayúsculas.

Los subtítulos, al ser una guía y una entrada al texto para el lector, deben ser concisos y elocuentes.

En el cuerpo del texto se dispondrá la información detallada. Como su lectura suele ser resistida, se deberá optimizar su legibilidad utilizando tipografías claras y de buen tamaño, manejando bien los espacios en blanco.

El eslogan es la frase que resume el mensaje del anuncio, por lo tanto, deberá ser altamente persuasivo. También deberá ser fácil de recordar, ser original y creíble. Se lo suele ubicar en la salida de página, junto al logotipo o marca.

Imágenes

En cuanto a las imágenes, éstas se utilizan para llamar la atención, además de transmitir ellas mismas un mensaje. Por otro lado, proporcionan información, muestran al producto tal cual es y otorgan realismo.

El formato juega un papel importante. Por ejemplo, un cuadrado transmitirá cierta neutralidad al tener sus lados iguales. De la misma forma, una fotografía vertical será más dinámica que una dispuesta horizontalmente.

El encuadre le da personalidad a una fotografía. Si es encuadrada a la altura del hombre, dará una impresión realista y objetiva. Si se la toma en picado (de arriba hacia abajo) dará seguridad. En contrapicado (de abajo hacia arriba), amenaza. Un plano en conjunto da la sensación de libertad, mientras que, un medio plano, subrayará la acción.

No hay que olvidar que la selección de imágenes está directamente relacionada con el tipo de papel que se va a utilizar en la impresión y, por ello, con el presupuesto disponible.

Diseño de libros

No es lo mismo pensar el diseño para un solo libro que para una colección de libros. En el segundo caso, la composición gráfica se complejiza, debido a que una colección debe tener elementos constantes que le den una identidad propia. Las constantes, entonces, son todos aquellos elementos que tienen un valor fijo, mientras que las variables, son elementos que varían entre pieza y pieza.

Una colección de libros debe buscar tener una coherencia gráfica, ya sea desde el tipo de imágenes que selecciona en sus tapas o en la ubicación de los textos. Es aconsejable que tenga elementos fácilmente asociables al concepto que la define. De todas formas, las variables son necesarias para darle dinamismo a las colecciones y que los títulos no sean idénticos entre sí. Siempre es bueno mantener un equilibro en su uso.

Temas vinculados

Qué es la edición

Macroediting

Microediting

Adecuación

Cohesión

Coherencia

Marketing editorial

Bibliografía

GUNTHER, IRENE Y SHARPE, LESLIE: Manual de edición literaria y no literaria, México, Fondo de Cultura Económica, 2005.