Servicios editoriales

Corrección de estilo

Si bien la corrección de estilo posee técnicas y obedece a normas precisas, plantea problemas particulares que es necesario saber resolver para poder realizarla con eficiencia. Por un lado, no existe una única versión correcta para cada texto, sino que siempre conviven posibilidades de selección y, por el otro, exige poder distinguir lo que es una decisión estilística de la simple aplicación de una norma.

La corrección de estilo debe controlar y corregir, cuando lo requiera el caso, los siguientes puntos:

acentuación (palabras agudas, graves, esdrújulas, sobreesdrújulas, diptongos, triptongos, hiatos, monosílabos); puntuación (punto, coma, punto y coma, dos puntos, puntos suspensivos, signos de interrogación y exclamación, paréntesis, corchetes, comillas, raya, guión, barra, diéresis, apóstrofo, asterisco, llaves); uso de mayúsculas (iniciales, nombres propios, secuencias de palabras); uso de sustantivos (género, número, composición); uso de adjetivos (calificativos, relacionales, modales, deícticos); uso de verbos (tiempo, modo, aspecto, voz pasiva, frases verbales, participio, gerundio); uso de adverbios (diminutivos, superlativos, terminados en -mente); uso de pronombres (personales, relativos, interrogativos, exclamativos); uso de preposiciones, conjunciones, barbarismos, extranjerismos, gentilicios, abreviaciones.

El corrector de estilo debe leer los textos palabra a palabra, letra a letra y también tiene como tarea verificar que se respete minuciosamente el estilo de la editorial, que está expresado en manuales de estilo o en hojas de estilo, que son propias de cada publicación.

La función de la hoja de estilo es asegurar la consistencia en el tratamiento de elementos similares en una publicación. En ella se recopilan decisiones editoriales sobre el uso del idioma y el objetivo central es asegurar la consistencia del estilo editorial, que son todas las decisiones respecto a cuestiones comunes del idioma no contempladas o contempladas parcialmente por la normativa. Entre ellas podemos encontrar el uso de mayúsculas, escritura de topónimos, escritura de palabras en otros idiomas, uso de bastardillas, escritura de citas bibliográficas, de números, de abreviaciones, etc. Este documento es de carácter acumulativo y se va completando durante el proceso de edición, contemplando nuevas entradas.

Temas vinculados

Edición comercial

Edición científica

Edición académica

Edición literaria

Edición de lit. infantil

Edición de tablas

Corrección de pruebas

Redacción

Bibliografía

GARCÍA NEGRONI, M.M.(coord.): El arte de escribir bien en español: manual de corrección de estilo, Buenos Aires, Santiago Arcos, 2006.

GUNTHER, IRENE Y SHARPE, LESLIE: Manual de edición literaria y no literaria, México, Fondo de Cultura Económica, 2005.